contacto :: archivo weblog :: archivo artículos :: links :: home
Martes del bosque, Andreas Maier
Los Inrockuptibles, marzo de 2005

El mundo se refracta en las escenas de la vida de provincia: pinta tu aldea y pintarás el mundo; sus protagonistas revelan la existencia de un fascismo estigmatizado y cotidiano lejos de las tentaciones del folclore; cada uno es como es, pero lo natural del género humano consiste en no dejar en paz a quien se tiene cerca; la vida pueblerina se basa siempre en el diseño miserable o conformista, emocionante o grotesco, de las vidas de sus habitantes. Un poco eso parece ser lo que se propone enunciar Martes del bosque, la primera y multipremiada novela del alemán Andreas Maier.
Sebastian Adomeit es un viejo "original", alguien a quien todos en Wetterau, un pueblo cercano a Frankfurt, intentan "meterle un poco de normalidad a la fuerza". Un personaje excéntrico, que se considera superior, que siempre tiene razón, divertido y amante de la verdad. Adomeit conoce con certeza inexplicable la fecha de su deceso, algo que le sirve para jugarles una mala pasada a sus vecinos. Luego de su muerte se descubre que ha dejado estipulado que sus exequias se realicen el martes de Pentecostés. Entonces aparecen las voces discordantes de quienes evocan al difunto y los misterios de su modo de vivir inspirados en la más lisa y llana independencia. Están también los monólogos, las reflexiones y los diálogos entrelazados sutilmente. Todo un inventario excéntrico y fantástico en el que nadie sabe la verdad, todos la sospechan, nadie la encuentra.
La vinculación, o ese cruce entre Thomas Bernhard y Manuel Puig esbozado desde cierta crítica resulta casi cómico. La traducción de Nicolás Gelormini no recuerda en absoluto a la prosa bernhardiana que el traductor español Miguel Sáenz nos hizo creer que es propia de los libros de Bernhard. En cuanto a Puig, este libro tiene tanto que ver con él como un elefante tiene que ver con "El Infinito" de Leopardi. Nada de Bernhard, menos aún de Puig (por suerte), sino la novela de un joven alemán que sabe coser y bordar y hacer de un conglomerado de historias inconexas y contradictorias un todo poco menos que fascinante.